top of page

Migración a la Cloud, una asignatura aún pendiente para muchos bancos y aseguradoras.

Actualizado: 22 jun 2023

Estreno la categoría de transformación digital con un tema que lleva ya varios años en el foco de la industria tecnológica pero que aún sigue siendo tabú para muchos bancos y aseguradoras. En el contexto actual, las entidades financieras se enfrentan a la creciente necesidad de adoptar tecnologías ágiles y flexibles para mantener su competitividad. Una tendencia clave en este sentido es la migración a entornos Cloud, que ofrece numerosos beneficios en términos de escalabilidad, seguridad y eficiencia. Sin embargo, esta migración no está exenta de desafíos y consideraciones financieras. En esta entrada de mi blog, comentaré el impacto de la migración a los entornos Cloud en la inversión, los costes y las dificultades asociadas para las entidades financieras.




Comenzando con la variable inversión, la migración a los entornos Cloud implica una inversión inicial para la adquisición de servicios y recursos en la nube. Suele ser una inversión significativa pero los beneficios a largo plazo pueden superar los costes iniciales. Al migrar a la nube, las entidades financieras pueden reducir la necesidad de mantener costosos servidores locales y equipos de infraestructura, lo que ahorra en gastos de capital y permite una mayor agilidad en el escalado de recursos según la demanda. El impacto en la inversión de la migración a los entornos Cloud puede variar según las necesidades y la infraestructura existente de cada entidad financiera. Además, al adoptar la nube, las entidades financieras pueden beneficiarse de actualizaciones automáticas y reducir los gastos de capital asociados con la infraestructura física. Una planificación adecuada y un análisis de costes completo ayudarán a determinar el impacto financiero específico de la migración a la nube.


En cuanto a los costes, si bien la migración a los entornos Cloud puede generar ahorros a largo plazo, también implica costes operativos continuos. Estos costes están relacionados con el consumo de recursos en la nube, como el almacenamiento de datos, la capacidad de procesamiento y los servicios de red. Es importante que las entidades financieras realicen una planificación adecuada para estimar y controlar estos costes. Además, se debe considerar también el coste de la formación del personal para operar en entornos Cloud y garantizar la seguridad de los datos y la conformidad con las regulaciones financieras. El impacto en los costes de la migración a los entornos Cloud en entidades financieras es un factor crucial a considerar. Además, los costes operativos están vinculados al consumo de recursos en la nube, lo que permite un modelo de pago por uso y la posibilidad de escalar o ajustar los recursos según sea necesario. Una planificación y optimización adecuadas permitirán maximizar los beneficios financieros de la migración a la nube.


Me gustaría también comentar una variable que muchas veces se olvida y no se considera en muchas proyectos tecnológicos: las dificultades en la migración. La migración a los entornos Cloud puede presentar desafíos técnicos y operativos para las entidades financieras. Uno de los desafíos más comunes es la integración de los sistemas legacy con las soluciones en la nube. La interoperabilidad entre estos sistemas y los servicios en la nube puede requerir esfuerzos significativos de diseño, desarrollo y pruebas. Además, la migración de grandes volúmenes de datos sensibles puede plantear preocupaciones de seguridad y privacidad. Es esencial implementar medidas sólidas de seguridad y cumplimiento normativo para proteger la información confidencial de los clientes y cumplir con las regulaciones financieras.


Otro desafío importante es la gestión del cambio y la formación del personal, tal como comentaba anteriormente. La migración a los entornos Cloud implica un cambio en los procesos y las habilidades requeridas por los equipos de TI. Las entidades financieras deben invertir en la formación adecuada de su personal para que comprendan y aprovechen plenamente los beneficios de la nube. Además, es fundamental contar con una estrategia sólida de gestión del cambio que involucre a todas las partes interesadas y garantice una transición exitosa.


En resumen, la migración a entornos Cloud se ha vuelto necesaria y altamente conveniente para las entidades financieras. Proporciona un sinfín de beneficios entre los cuales están optimizar sus operaciones, reducir costes de infraestructura, mejorar la eficiencia operativa y aumentar su capacidad de respuesta ante los cambios del mercado. Además, la nube ofrece acceso a tecnologías avanzadas, como análisis de datos y aprendizaje automático, lo que permite a las entidades financieras tomar decisiones más informadas y brindar mejores servicios a sus clientes.


En última instancia, la migración a la nube es un paso fundamental para mantener la competitividad en la era digital y aprovechar al máximo las oportunidades de crecimiento en el sector financiero.

66 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 comentário


Jesús Alonso Gutierrez
Jesús Alonso Gutierrez
19 de jun. de 2023

Muy buena reflexión. Creo que es clave como barrera la falta de skills que muchas veces se encuentran en las empresas. Faltan profesionales cualificado.

Curtir
bottom of page